Obra

La obra de Marta Oliveri aborda distintos géneros literarios: tanto el poético como el narrativo, el ensayo, la prosa y poesía infantil; aún así, según nos expresa la autora, el tema es fundamentalmente el rescate de la poética desde la memoria (en un mundo que ha sentado sus bases en la desigualdad y la conquista) como también la búsqueda mediante el análisis, la leyenda y aún el verso infantil, de la reafirmación existencial, desde el verbo, de aquellos que han sido desterrados del panorama histórico político y social: los parias, en esa no-patria, la metáfora inacabable de la Utopía. Es en este punto donde la escritura de la autora pone el ancla y determina el sentido de su mensaje. Así desde Tránsito (1986), donde se inscribe la memoria familiar, hasta Antología del Desamparo, que abarca Elogio a la Locura, Rebelión del Ángel y Simple Apocalipsis (entre otros poemarios), el territorio de la derrota, el exilio y la esperanza late en cada uno de sus textos. Lo mismo sucede con su obra ensayística; podemos citar La Otra Mirada, Hacia una Nueva Literatura Infantil, textos en los que se realiza un minucioso análisis de nuestro mundo y la emergencia de un otro modo de pensar y de existir, desde la comprensión del estado de cosas así como también la necesidad de la deconstrucción de las viejas estructuras. En El Confinamiento (primera novela de la autora), por ejemplo, se pone en jaque la relación del Hombre con su entorno y con su propia identidad, llevando hasta los límites de la angustia la interrogación existencial. Como dice la crítica literaria Orfilia Poleman, no es ilícito hablarse de una "literatura de la inquietud". Por otra parte en Memorias del Ángel Caído, la historia del genocidio argentino se vuelve expresión social e íntima de la lucha de sus personajes por recomponer la identidad de una tierra destrozada por la perversidad y la anonimia. El exilio interior, esa no-tierra, es el estigma que define la tragedia de sus personajes. Así también sucede con la protagonista de su última novela: El Hombre de la Copa de Agua. “Un pájaro en una pecera” es la metáfora de la asfixia de los exiliados de la tierra permitida. Esta suma de alteridades compone el cristal roto de una memoria que, de algún modo, de recuperarse, daría un nuevo sentido a nuestro ser en el mundo.

Marta Oliver Logo

© 2015 - Marta Oliveri | sitemap

Webdesign by Milton Zini